martes, 22 de mayo de 2018

LA INCLUSA DE MADRID 1900 - 1907


ES UNA ACTUALIDAD TRISTE QUE PREOCUPA A TODO MADRID 1900

FOTO 1 Sala del Torno de la Inclusa de Madrid

La denuncia formulada ante la Diputación por su delegado José Peláez, ha causado honda sensación. El señor Peláez, que ejerce el cargo de visitador general de la Inclusa, no ha podido contemplar sin conmoverse las amarguras que los pobrecitos niños expósitos sufren, y ha solicitado de la excelentísima Corporación de Madrid, que se adopten inmediatas y eficaces medidas para atajar el daño.

Adolfo Rodrigo, con pluma valiente, ha secundado en las columnas populares del Heraldo la campaña iniciada por el digno diputado provincial, y hoy toda la prensa madrileña dedica atención preferente a tan grave cuestión de humanidad el relato hecho en tonos vigorosos por el activo periodista dando cuenta de lo que sucede en la Inclusa, ha levantado generales protestas de indignación. En las Cámaras han repercutido aquéllas y el doctor Amalio Gimeno ha pronunciado un notable discurso examinando la horrorosa mortalidad de niños en la Inclusa.

El Ministro de la Gobernación ha prometido que se hará una investigación en dicho asilo y poco a poco se corregirá el mal denunciado.

El ilustrado doctor Pinilla, que hace muchos años se ocupó en este asunto, opina que es difícil evitar la mortalidad de niños, ni aun pagando los atrasos a las “amas de cría”.

“El mal escribe, no tiene remedio sólo con eso, porque los achaques de la Inclusa son más graves de lo que parece, y si había de continuar lactando a dos niños a la vez una nodriza, aunque fuera remunerada, la mortalidad seguirá siendo horrenda, porque ninguna nodriza “pero sobre todo las que gasta la Inclusa” puede lactar dos niños a la vez.

FOTO 2 Sala del biberón. Sala de aseo para los niños. El comedor de las niñas del Colegio La Paz

“Ese mal se remedia con dos cosas, o por lo menos una de ellas: una ley semejante a la vigente en Francia desde 1875 (la ley Rousel, de Protección de los niños lactantes) o la institución de un laboratorio de leche estilo de los de Boston, New-York, Hepdelberg, etc., en donde pueda hacerse leche maternizada ad hoc para el biberón de los niños”.

Nuevo Mundo ofrece a sus lectores una información gráfica, completa, del benéfico asilo y del Colegio de la Paz, anexo al mismo respondiendo a la justificada ansiedad del público.

Alzase el edificio que reproducimos en esta plana en la calle de Embajadores de Madrid, y ocupa un solar inmenso que llega hasta la del Mesón de Paredes.

La institución de la casa de niños expósitos data del siglo XVI, y se debe su fundación a la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad. Dicha Asociación cristiana instaló el primer torno en una casa de la Puerta del Sol, y después de muchas vicisitudes fue trasladado a la galera vieja.

En los comienzos siglo XIX pasó la Inclusa al edificio que hoy ocupa, el cual ha sido reformado distintas veces, la última hace pocos años, siendo ya director de ella el señor Andrés Domarco, que continúa desempeñando dicho cargo.

Este señor se lamenta, como todo el mundo, de las notorias deficiencias que se observan en la casa, y cree que mientras no se pongan al día los pagos a las “Amas de cría”, es imposible que mejore la situación de los niños. Las láminas del Ayuntamiento no son moneda corriente, y de ahí proviene la desconfianza de las nodrizas y la especulación a que se hallan sometidas en manos de agentes que las entregan una parte mínima de su salario.

Sin los esfuerzos y desembolsos hechos por las respetables señoras que forman la Junta de Damas de honor y mérito, habría sido preciso cerrar la Inclusa. Dicha Junta, con las Hermanas de la Caridad, sostiene el establecimiento, pero no puede mejorar su administración a cargo de la Diputación.

La Junta fue creada en 1803, y según el reglamento de 4 de junio de 1888, tiene la facultad de conceder licencia a los expósitos para casarse, de intervenir en los trámites para devolverlos a sus padres, si los reclaman y otras varias.

En la actualidad, la constituyen las señoras siguientes:
Presidenta, señora marquesa viuda de Trives.
Vicepresidenta: duquesa de Bailén y señora viuda de Secades.
Tesorera: marquesa de Perales.
Secretarias: marquesa viuda de Martorell y condesa de Peña Ramiro.
Curadoras de la Inclusa: marquesa de Perales, señora de Silvela y duquesa de Bailén.
Colegio de la Paz: marquesa de Trives, duquesa de Ahumada y señora de Padilla.
Casa de Maternidad: marquesas de Villamejor y de Amposta y señora de Bayo.
Vocales: condesa de Torre-Arias, marquesa de Montalvo, baronesa de la Joyosa, condesa viuda de Vega-Mar, condesa de Llobregat, marquesa de Peñaflorida, marquesa de Fuentefiel, condesa viuda de Torrejón, condesa de Vilches, marquesa de Salamanca, duquesa de Granada, duquesa de Mandas, condesa de Moriana, marquesa de Bogaraya, señora de Hinestrosa, marquesa viuda del Pazo de la Merced, marquesa de Hoyos, marquesa viuda de Valduera, marquesa de Somosancho, marquesa de la Romana y marquesa de Mondéjar.

La visita a la Inclusa, apena el ánimo y sugiere dolorosas reflexiones. Al penetrar en la sala del torno, se nos representa el acto de la entrada de la infeliz criatura separada del calor maternal, cuando más lo necesita…

Una Hermana de la Caridad recoge al pobre ser abandonado, y lo asea cuidadosamente en el lavabo que hay en el centro; le coloca al cuello la medalla que es símbolo de su desventura, y, después de inventariar los efectos que lleva encima, lo deposita en una de las blancas camitas que hay dispuestas en la habitación.

Al día siguiente, si hay nodriza disponible, comienza la lactancia del niño, en el establecimiento; sí por desgracia suya todos los puestos están ocupados y no hay posibilidad de enviarlo afuera, pasa a la “Sala del biberón”, donde le aguarda una muerte lenta... a pesar de los esfuerzos del personal que cuida a los desheredados.

FOTO 3 Nodrizas en la Sala-Cunas principal

La “Sala de Cunas” instalada en el piso principal es muy agradable. Hay en ella ochenta cunas, y allí las nodrizas atienden con solicitud a los pequeños huéspedes, que son los afortunados que pueden absorber leche sana, aunque no en la abundancia que fuera necesario para su desarrollo.

En el mismo piso está la habitación de aseo, con una larga fila de lavabos, que reciben agua templada y fría por dos cañerías preparadas al efecto. En esta sala, las nodrizas limpian dos, o más veces al día a los pequeñuelos, rociándolos con polvos de arroz y agua de colonia.

En el segundo piso se encuentran la Enfermería general y diferentes gabinetes para los asilados que padecen de la vista o dolencias contagiosas. Reina en todas las dependencias el mayor orden y la ventilación es excelente.

También se halla en este cuerpo del edificio la fatídica “sala del biberón”, donde los pobres niños fallecen a centenares, no obstante los cuidados de las mujeres encargadas del servicio y de emplear en la lactancia leche pasteurizada.

En nuestra visita vimos a cuatro chiquitines encanijados, de rostro pálido, que chupaban trabajosamente en el aparato destinado a su nutrición.

¡Infelices hijos de la desgracia!

Bajamos al comedor, donde trescientas veinte niñas del Colegio de la Paz se hallaban reunidas. LA comida, servida por las Hermanas de la Caridad, presenta buen aspecto y su olor era grato; pero observamos que el local, bajo de techo y escaso de luces, no tiene las mejores condiciones para albergar, siquiera sea por una hora, a tan numeroso contingente de personas.

Después nos acompañó Sor Francisca, superiora de la casa, a una sección del Colegio de la Paz. El espectáculo que se ofreció a nuestra vista era sugestivo. Cincuenta niñas de tres a seis años sentadas en una gradería, fijando su asombrada mirada en la máquina fotográfica y con la sonrisa en los labios. La salita, bien surtida de mensaje instructivo, recibe torrentes de aire y de sol por ocho grandes ventanas “cuatro de cada lado” y el conjunto resulta alegre.

AL encender mi compañero, el empleado de Compañy, la luz de magnesio, las parvulitas se alborozaron, pidiendo ¡otro fogonazo!

En el piso principal vimos un salón muy vasto en el cual había estudiando unas doscientas acogidas de más edad que las retratadas en esta plana. Recorrimos también, las oficinas, que son malas, y necesitan alumbrado artificial durante gran parte del día, y observamos en toda la casa una limpieza extraordinaria, así en los dormitorios, enfermería, escuelas y lavabos, como en los corredores, antesalas y escaleras.

La causa, pues, de la terrible desaparición de los expósitos, no consiste en la falta de higiene dentro de la Inclusa, sino que nace del abuso de hacer criar a una ama dos o tres niños; de no vigilar a los que son llevados a los pueblos, y principalmente de la menguada nutrición que reciben los infelices abandonados que son recluidos en la “sala del biberón”.

Después de conocer la Inclusa por dentro y de adquirir el convencimiento de que no es posible evitar el daño por la opinión deplorado sin la concurrencia de “amas de cría” bien retribuidas, hemos pensado en que la Diputación puede hacer mucho si quiere, reformando la administración vigente en el asilo. ¿Necesita un modelo que imitar? Pues sin salir de España lo encontrará, estudiando el régimen adoptado en las Provincias Vascongadas.

FOTO 4 Niñas del Colegio La Paz

El que escribe estas líneas ha visto en Vizcaya un ejemplo nobilísimo en la Casa de Expósitos, y puede asegurar que no es difícil implantarlo en Madrid. El Presidente de la Diputación vizcaína Enrique de Aresti, podría facilitar al señor De Blas cuantos antecedentes, reglamentos y noticias fueran precisos y pronto se tocarían las ventajas si se reformaba el sistema actual.

Allí, las Nodrizas de los pueblos acuden en gran número a recoger los niños expósitos y su mensualidad la reciben sin merma de ninguna clase. La Corporación provincial tiene un antiguo empleado, de probidad acrisolada, que recorre las aldeas a fin de cada mes, y entrega puntual y religiosamente su paga a las Nodrizas sin descuento.

¿No podría hacerse lo mismo en esta provincia destinando dos o tres empleados dignos a prestar tan racional servicio? ¿Cabe duda de que las amas de cría solicitarían los niños abrigando la seguridad de que su remuneración sería abonada sin trabas ni corretajes en la fecha convenida?

En las informaciones publicadas sobre los agentes cobradores, intermediarios entre las nodrizas y la Diputación, se ha evidenciado que aquellas son objeto de una explotación censurable que no puede subsistir.

Siendo, pues, verdaderamente escandalosa la incuria que se ha demostrado en la materia, urge la adopción de medidas radicales para que la caridad produzca su influjo bienhechor en la Inclusa, librando a los niños sin padres de los tormentos que hoy padecen, haciendo más angustiosa su situación. Periodista de Nuevo Mundo Florentino Llorente (Nuevo Mundo del 10 de enero de 1900, páginas 9, 10 y 11) (1).

FOTO 5 Fachada principal de la Inclusa de Madrid

UNA VISITA A LA INCLUSA 1905

Una de las tareas que el actual gobernador de Madrid ha venido llevando a cabo, ha sido la de visitar los establecimientos provinciales de beneficencia y comprobar si funcionan en las debidas condiciones (2).

Una de estas visitas es la que hizo en 1905 a la Inclusa.

La casa de Maternidad se halla hoy en el mejor estado posible, y el gobernador pudo apreciarlo por sí mismo.

FOTO 6 Amas ce cría de la Inclusa de Madrid

Tiene la Inclusa bajo su tutela a cerca de siete mil criaturas, distribuidas para su lactancia la mayor parte en los pueblecillos inmediatos a esta corte.

Parece que ha disminuido la aterradora cifra de mortalidad a que se elevaba la registrada entre estos tiernos niños confiados a manos mercenarias, que no siempre los cuidan con cariño y solicitud.

FOTO 7 Salón lavabo. Una nodriza. Dormitorio de la Inclusa de Madrid

Terminada la lactancia, los niños son nuevamente recogidos por la Inclusa, que se encarga de continuar su crianza, hasta que cumplen la edad en que ingresan en el Hospicio, donde se les da instrucción para que, al llegar a hombres, puedan ganarse la vida.

CLÍNICA DE GINECOLOGÍA EN LA INCLUSA

La tarde que el gobernador visitó la Inclusa, celebróse la inauguración de la Clínica de Ginecología provincial de Madrid, establecida en la Casa de Maternidad.

Débese ésta beneficiosa Clínica a la Junta de Damas, al presidente de la Diputación señor Bernard y a los delegados de la misma, señores Agero y Mediano.

Es director de la Clínica Ginecológica el ilustrado Dr. Isla, y la instalación ha sido montada con todos los adelantos modernos, para la cual no se ha reparado en gastos.

Asisten a las enfermas, las Hermanas de la Caridad y las enfermeras, además de los médicos de guardia, a los que dirige, como ya lo hemos dicho antes el Dr. Isla.

FOTO 8 Sala de la Clínica de Ginecología inaugurada en la Inclusa de Madrid. El doctor Isla practicando una operación en la Clínica Ginecológica

Es verdaderamente consolador que al fin y al cabo vaya atendiéndose más en Madrid, ya que no resolviéndose del todo, el problema de la maternidad y el de la infancia, ambos de capital interés (2).


UNA VISITA A LA INCLUSA 1907


EL FUTURO PRÍNCIPE DE ASTURIAS


LA CONFECCIÓN DE LA CANASTILLA

De la actividad que ha puesto en juego en los talleres la confección de la canastilla del futuro príncipe de Asturias, pueden dar idea las dos fotografías que, por vía de ejemplo, publicamos en esta página. La primera representa una gran sala de labores de la Inclusa de Madrid, donde todas las recogidas por la caridad ponen manos a la obra (3).


FOTO 9 Amas de cría de la Inclusa de Madrid

La segunda es el taller de una importante casa de confecciones de Madrid. En ésta se han encargado por orden de Palacio, un faldón y una capa bordada con ricas incrustaciones de Irlanda, otra bella capa de muselina, un riquísimo velo de bautismo, todo de encaje, y además todos los artículos de punto, como zapatitos, calcetines, etc. (3).

LA BENEFICENCIA MUNICIPAL EN MADRID

No todo es alegría en este Madrid que también sabe divertirse, cuando quiere y paga a buenos precios sus diversiones (3).

Bajo el ruido y la algazara superficiales hay muchos dolores hondos, y hay también, por suerte, almas caritativas que prodigan consuelos a los que lloran y sufren.

La Consulta especial de Ginecología instalada en la Casa de Socorro del distrito de la Inclusa de Madrid, es un hermoso ejemplo de verdadera caridad que enaltece mucho a las personas que diariamente la practican.

Está dedicada dicha Consulta a la curación de las enfermedades propias de la mujer, y constituye un centro clínico que honra al Ayuntamiento de Madrid y del que legítimamente puede enorgullecerse el Cuerpo facultativo y sanitario de Beneficencia.

Durante el año pasado de 1906, han disfrutado de la asistencia sanitaria 548 enfermas, y se han practicado, entre otras operaciones menos graves, diecisiete laparotomías, dos ovariotomías, tres histerectomías abdominales, y una anexiotomía por embarazo extrauterino.

Por estos trabajos, que han hecho sin remuneración alguna, son acreedores de justos elogios, el doctor Lizcano jefe de la Consulta y los doctores señores Cáses, Arrojo, P. Martínez, S. Rico y Carrascosa.

FOTO 10 Aspecto de uno de los talleres de la Inclusa de Madrid durante la confección de la canastilla

Bibliografía
1.- Nuevo Mundo del 10 de enero de 1900, páginas 9, 10 y 11
2.- Nuevo Mundo del 22 de junio de 1905, páginas 1, 10 y 11
3.- Mundo Nuevo del 17 de enero de 1907, página 21

Nodrizas. Publicado el jueves día 14 de junio de 2012

Fotografías
Revista Nuevo Mundo, 1900
Revista Nuevo Mundo, 1905
Revista Nuevo Mundo, 1907

FOTO 11 Instrumental de la Consulta Especial de Ginecología de la Casa de Socorro y Sala de operaciones de la Inclusa de Madrid. El Dr. Lizcano rodeado de personal de la consulta

AUTOR:
Manuel Solórzano Sánchez
Graduado en Enfermería. Servicio de Traumatología. Hospital Universitario Donostia de San Sebastián. OSI- Donostialdea. Osakidetza- Servicio Vasco de Salud
Insignia de Oro de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica 2010. SEEOF
Miembro de Enfermería Avanza
Miembro de Eusko Ikaskuntza / Sociedad de Estudios Vascos
Miembro de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro de la Red Cubana de Historia de la Enfermería
Miembro Consultivo de la Asociación Histórico Filosófica del Cuidado y la Enfermería en México AHFICEN, A.C.
Miembro no numerario de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País. (RSBAP)

sábado, 12 de mayo de 2018

LA LACTANCIA MATERNA A TRAVÉS DE LA NUMISMÁTICA


Autor:
Juan Francisco Reyes Revuelta. Nacido en Cádiz en 1976. Diplomado en Enfermería. Se formó en la Escuela Universitaria de Enfermería de la Excelentísima Diputación Provincial de Málaga. Centro adscrito a la Universidad de Málaga. Especialista en Enfermería del Trabajo con más de 20 años de experiencia en el trabajo tanto en Servicio de Prevención Propio como en Servicios de Prevención Ajenos, realizando tareas de Vigilancia de la Salud de los trabajadores, asistencia a Comités de Seguridad y Salud, adecuación de puestos de trabajo, formación en P.R.L. y orden y gestión de toda la documentación derivada de estas funciones.

FOTO 1. Supervivencia infantil. Lactancia materna. Sello de correos de España 1987. Autor: Juan Francisco Reyes Revuelta. Monedas

Amplia experiencia docente como profesor asociado en la Universidad de Málaga, impartiendo contenidos específicos de Salud Laboral a futuros Grados de Enfermería. Experiencia de más de 12 años como enfermero asistencial en Servicio Andaluz de Salud, desempeñando en diferentes Servicios y Unidades de Gestión Clínicas en Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria. Inquietud investigadora, sobre todo en lo relacionado al complejo vínculo entre Salud Mental y Trabajo.

Profesor asociado en la Escuela Universitaria de Enfermería de la Excelentísima Diputación Provincial de Málaga (Centro adscrito a la Universidad de Málaga) impartiendo las asignaturas de “Seguridad Clínica y Salud Laboral” y “Trabajo de Fin de Grado” 6 créditos de la titulación Grado en Enfermería en los cursos académicos 2010 al 2014 y del 2012 al 2015 la segunda.

Correo electrónico
Si te quieres poner en contacto con el autor de esta publicación, Juan Francisco Reyes Revuelta para comentar su magnífico trabajo, su correo es: reyesrevuelta@hotmail.com

FOTO 2 Artículo original Cultura de los Cuidados. Billete de Rumanía de 2.000 leu cara posterior. Sellos de correos sobre la lactancia materna

Artículo Original Publicado en Cultura de los Cuidados:
Reyes Revuelta, J.F. (2015). Imagen de la lactancia materna a través de la numismá- tica contemporánea. Cultura de los Cuidados (Edición digital) 19, 41. Disponible en: http://dx.doi.org/10.14198/cuid.2015.41.10

Resumen
La Numismática es la afición y el arte de coleccionar monedas y billetes de distintas épocas y culturas. Los motivos acuñados en las distintas monedas nos permiten conocer hechos históricos, imperios, monarcas, evolución del arte, de las costumbres e incluso nos permiten visualizar fenómenos relacionados con el cuidado. El presente trabajo trata de localizar e identificar monedas mundiales con imágenes relacionadas con la práctica de la “lactancia materna” acuñadas desde el año 1900 al 2013 y su posterior análisis aplicando la metodología iconográfica. Las monedas se comportan como una interesante y original fuente de estudio, aún por descubrir en su totalidad, para la construcción de la Historia de los Cuidados y de la Enfermería.

Palabras claves: Iconografía, Lactancia materna, Historia de los Cuidados, Numismática

Introducción
Según el diccionario de la lengua española (2012), una moneda es una pieza de un material resistente, de peso y composición uniforme, normalmente de metal, acuñado en forma de disco y con los distintivos elegidos por la autoridad emisora, que se emplea como medida de cambio por su valor legal o intrínseco y como unidad de cuenta.

La numismática o “el arte de coleccionar y estudiar las monedas” es conocida desde los tiempos del imperio romano. La numismática como ciencia comienza tímidamente en el siglo XIX. Esta ciencia puede dar testimonio inestimable de la realidad política, geográfica, cultural y social de cada época y de cada país.

A través del tiempo las colecciones temáticas han ido adquiriendo importancia documental y la numismática se ha configurado como una actividad educativa y transmisora de valores. Conocerlas y estudiarlas nos acerca la historia, nos permite estudiarla, apreciarla mucho más y en parte tocarla.

A lo largo de estos últimos años ha surgido un creciente interés por la iconografía, como instrumento para la investigación histórica de la profesión enfermera y de los fenómenos cuidadores. Autores como Santo Tomás (1996, 1997) o Núñez del Castillo (2004, 2008) sostienen que los signos iconográficos han de ser considerados como fuentes válidas para avanzar en el conocimiento histórico de la profesión. Siles (1999) en el mismo sentido, señala que cualquier tema, objeto o personaje relacionado con la enfermería, en cualquiera de sus épocas y variantes puede ser estudiado iconográficamente. Para el profesor Siles (2011) el análisis iconográfico es una forma de análisis de contenido, que tiene identidad propia y que puede considerarse tanto como una fuente como un método de indudable valor para la historia de la enfermería.

En estas últimas dos décadas han sido elaborados trabajos de especial interés que utilizando la iconografía analizan aspectos concretos de las funciones de enfermería referidos a los cuidados y a la relación de ayuda (Nuñez del Castillo 2004, 2008), o de una forma más específica la imagen de la enfermería y los cuidados a través del cine (Siles, 1994 y 2009), las emisiones filatélicas (Ballesteros, 2006; Guerra, 2008; Luna, Miralles, 2008), la pintura (Calvo, 1994), o los monumentos (Ávila, 2014, Casas y Miralles, 2001; Miralles y Duran, 2005).

Por el contrario, la presencia de artículos que hagan referencia a la imagen de la enfermería o de los cuidados a través de las monedas es inexistente, laguna que pretende cubrir la elaboración del presente artículo.

La lactancia es un fenómeno biocultural de la humanidad, gracias al cual se transmiten amor, alimento, defensas, ternura, comunicación y sabiduría de generación en generación. Esa mezcla de sabiduría y cultura ha suscitado el interés de artistas lo que ha hecho que el tema de la lactancia se repita una y otra vez a lo largo de la historia del arte. En todas las épocas y culturas aparecen representaciones de mujeres amamantando a sus hijos. Estos iconos son una forma de rendir culto a la figura de la madre y la mujer, portadora y dadora de vida. Este fenómeno tampoco ha sido ajeno a la numismática. No podemos olvidar la enorme cantidad de monedas que se acuñaron ya en época del imperio romano con la representación de la loba amamantando a los fundadores mitológicos de Roma, ni las monedas en la que se representaba a la diosa Isis amamantando a Horus o a reyes y faraones, prueba de que en el antiguo Egipto la lactancia estaba muy bien considerada.

Objetivos
Catalogar y describir las monedas contemporáneas más representativas con motivos relacionadas con la práctica de la lactancia materna emitidas desde 1900 hasta el año 2013.

Mostrar como la numismática se erige en una original y alternativa fuente de información para el estudio y construcción de la Historia de los Cuidados y de la Enfermería

Metodología
Para la realización del presente estudio descriptivo, de observación documental, se analizaron catálogos de monedas contemporáneas, principalmente el catálogo Krause World-Coins y el catalogo Colnect. Éste último es un sitio web que contiene catálogos de artículos coleccionables el cual permite a sus usuarios agregar ítems y/o editar los mismos. Se completó la búsqueda a través de búsqueda intuitiva en Google. Se realizó así mismo, una búsqueda bibliográfica en las bases de datos CUIDEN, pero los artículos encontrados fueron nulos.

Criterios de inclusión: monedas de curso legal y monedas en prueba de cualquier país en la que aparezcan la imagen de una mujer amamantando, emitidas desde el año 1900 al 2013.

Criterios de exclusión. Monedas que representen a animales amamantando a sus crías o monedas que reflejen a madres con sus hijos en actitud maternal como la mirada, el porteo o el juego. Se excluyen de la búsqueda las monedas emitidas en fechas anteriores al año 1900.

Se encontraron un total de 13 monedas que cumplen con los criterios de inclusión. Se catalogan en base al año de emisión, país emisor, valor, metal, dimensiones y se realiza la descripción de las mismas aplicando la metodología iconográfica.

Resultados

Año de Emisión: 1921
País: Estado de Sajonia (Alemania)
Valor: 20 Marcos
Material: Porcelana
Dimensiones: 32 mm

FOTO 3 Moneda del estado de Sajonia, Alemania de 20 marcos

Esta moneda corresponde a una emisión del estado alemán de Sajonia, en la que se representa una bella madre amamantado a su hijo. La lactancia materna asegura la continuación de un vínculo único entre madre e hijo, tan importante en el desarrollo de la persona como el alimento mismo.

Tiene la particularidad de ser de porcelana. Debido a la escasez y alto coste de los metales en la Alemania de la década de los años 20, circularon monedas de porcelana fina o gres marrón. Pese a que fueron monedas muy populares por su originalidad, variedad y belleza, la realidad se impuso y se dejaron de utilizar por su escasa resistencia física. Eran monedas que se dañaban, cuando no rompían, con demasiada frecuencia.

Año de Emisión: 1937
País: Italia
Valor: 5 Liras
Material: Plata
Dimensiones: 23,5 mm

FOTO 4 Moneda de Italia de 5 liras

En esta moneda podemos ver a una madre sentada dando de mamar a dos de sus cuatro hijos, los otros dos hijos están a sus pies.

Se trata de una representación alegórica de la fecundidad, imagen que a veces se puede confundir como veremos más adelante con la alegoría de la caridad cristiana. En la antigua Roma la fecundidad solía ser representada con cetro y/o acompañada de uno o varios niños.

Año de Emisión: 1948
País: Ciudad del Vaticano
Valor: 10 Liras
Material: Aluminio
Dimensiones: 29 mm

FOTO 5 Moneda de Ciudad del Vaticano de 10 liras

Representación de la alegoría de la caridad cristiana, en la figura de una mujer lactante que da el pecho a hijos de otras madres y de distintas edades. Al pie de la moneda podemos leer dividida la palabra latina “Caritas”.

La alegoría de la caridad es un tema habitual en la iconografía cristiana, interpretado como un ejemplo de cómo la Iglesia da su alimento espiritual a las almas hambrientas, con un alimento espiritual, que sólo darían los sacramentos.

Año de Emisión: 1963
País: Ciudad del Vaticano
Valor: 20 Liras
Material: Bronce
Dimensiones: 21,3 mm

FOTO 6 Moneda de la Ciudad del Vaticano de 20 liras

Moneda del pontificado del papa Pablo VI que representa nuevamente la alegoría de la caridad cristiana.

Esta moneda repite la tradicional iconografía de esta virtud teologal, mujer sentada amamantando y con niños de distintas edades que la acompañan en su regazo.

A los pies de la moneda aparece claramente la inscripción “Caritas”.

Año de Emisión: 1971
País: Polonia
Valor: 10 Zlotych
Material: níquel
Dimensiones: 22 mm

FOTO 7 Moneda de Polonia de 10 zlotych

Aunque se trate de una emisión en prueba, es decir, que no llegara a circular, ésta pieza sea quizás una de las que de una forma más bella represente la práctica de lactancia materna, por la simpleza de la imagen que contiene, la cabeza de un bebé tomando leche de una enorme mama con el fondo de un globo terráqueo.

Nos transmite el mensaje de que la lactancia materna es un factor fundamental para resolver los problemas de hambre en el mundo.

Esta moneda estaba destinada a ser una de las correspondientes a un plan numismático promovido por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) que en el año 1966 invitó a los gobiernos miembros de la organización a que emitiesen monedas con alusiones a los problemas alimentarios. En la parte inferior se puede leer la frase latina “FIAT PANIS” cuyo significado es “Hágase el pan”, lema de la FAO.

Año de Emisión: 1975
País: Egipto
Valor: 10 piastras
Material: cobre-níquel
Dimensiones: 27 mm

FOTO 8 Moneda de Egipto de 10 piastras

Se trata de otra moneda del plan numismático de la FAO, alusiva a la alimentación.

Siguiendo la tradicional iconografía egipcia en la que aparecen las figuras de perfil se reproduce una escena familiar en la que vemos a un padre portando peces, a un hijo con espigas de trigo mientras que la madre se dedica a amamantar al hijo pequeño.

En la parte superior izquierda las siglas FAO.

Año de Emisión: 1976
País: Turquía
Valor: 5 liras turcas
Material: Acero
Dimensiones: 32,7 mm

FOTO 9 Moneda de Turquía de 5 liras turcas

Nuevamente otra moneda del plan numismático de la FAO, donde se observa la particularidad de que la mujer amamanta a su hijo mientras lee un libro.

En la parte inferior se lee el lema en idioma turco “¨Kadinin süsü kültür ve erdem olmaldir” que traducido significa “La cultura y la virtud deben adornar a una mujer”.

A la derecha aparece la inscripción “F.A.O.”

Año de Emisión: 1979
País: Nuevas Hébridas (actual Vanuatu)
Valor: 500 francos
Material: cobre-níquel-aluminio
Dimensiones: 40 mm
 
FOTO 10 Moneda de Nuevas Hébridas, hoy en día Vanuatu de 500 francos

El año 1979 fue elegido por la OMS - UNICEF como Año Internacional de la Infancia.

La moneda es una emisión en prueba y conmemorativa para dicho evento de Vanuatu, pequeño país del continente oceánico.

Se acuñaron una cantidad muy pequeña de esta moneda, tan sólo 60 unidades.

Para velar por la salud de los niños se promociona la lactancia representada como una mujer aborigen amamantando a su hijo.

Se puede leer el lema Año de la Infancia, en idioma francés e inglés.

Año de Emisión: 1979
País: Egipto
Valor: 1 libra
Material: plata
Dimensiones: 30 mm
FOTO 11 Moneda de Egipto de 1 libra

Emisión de Egipto del año 1979 destinada a conmemorar el Año Internacional de la Infancia.

A la derecha de la moneda observamos una serie de alimentos (pez, dátil, racimo de uvas,…) y en el centro el primero de los alimentos la leche materna, que aparece representada por la imagen de la diosa Isis amamantando a su hijo Horus.

El culto a Isis “Diosa Madre”, se extendió por el mundo romano hasta el siglo VI d.C. La imagen de Isis amamantando a Horus acabó asimilada por el cristianismo en la forma de María como Virgen lactante.

En la moneda podemos observar el logotipo de Unicef, las siglas IYC (Internacional Year Child, Año internacional de la Infancia en idioma inglés).

En la parte inferior de la moneda, aparecen las siglas de la F.A.O, al tratarse además de una nueva emisión del plan numismático F.A.O de este país. A la izquierda de la diosa, en árabe se inscribe el lema “Alimentación y Salud”.

Año de Emisión: 1982
País: Ciudad del Vaticano
Valor: 50 liras
Material: acero
Dimensiones: 24,8 mm

FOTO 12 Moneda de Ciudad del Vaticano de 50 liras

En el año 1982, en el estado Vaticano, dedicó su serie numismática a la familia.

La moneda de 50 liras representa de una forma muy sencilla la imagen de una madre amantando a su hijo.

La lactancia crea un vínculo de maravillosas posibilidades entre madre e hijo, una relación de amor, de enriquecimiento mutuo, porque es un canal de diálogo entre ambos.

Año de Emisión: 1982
País: Ciudad del Vaticano
Valor: 100 liras
Material: acero
Dimensiones: 28 mm

FOTO 13 Moneda de Ciudad del Vaticano de 100 liras

Dentro de la misma serie numismática del estado Vaticano del año 1982 a la que nos referíamos anteriormente se acuñó esta moneda de 100 liras en la que junto a la madre amamantando a su hijo aparece la figura del padre.

Tradicionalmente la crianza ha sido principalmente competencia de las madres, mientras que los padres se encargaban de abastecer de alimentos a la familia.

Esta moneda da una pincelada sobre el importante papel del padre en la lactancia materna, alejando los caducos estereotipos que lo sitúan fuera de todo lo relacionado con ella.

Muestra el muy importante espacio que debe ocupar el padre como soporte junto a la madre y el lactante. El ser padre-soporte es algo que los padres no deberían dejar pasar y es una experiencia muy enriquecedora y placentera tanto a nivel individual, para todos sus miembros, como a nivel familiar.

Año de Emisión: 1985
País: Polonia
Valor: 100 zlotych
Material: acero niquelado
Dimensiones: 29,5 mm

FOTO 14 Moneda de Polonia de 100 zlotych

Moneda que conmemora el centenario de un Hospital de mujeres polaco.

En la imagen podemos ver representada una maternidad, obra del artista polaco Stanislaw Wyspiansky (1869 - 1907) pintada al pastel en 1902 que representa a la mujer e hija del artista.

Esta obra se ha representado también en sellos polacos de los años 1959 y 1969. Alrededor de la imagen puede leerse “Centrum zdrowia matki polki”, traducido al español “Centro de salud madre polaca” y “Pomnik szpital”, traducido al español “Monumento Hospital”.

Año de Emisión: 1992
País: Ciudad del Vaticano
Valor: 200 liras
Material: Aluminio-bronce
Dimensiones: 24 mm

FOTO 15 Moneda de la Ciudad del Vaticano de 200 liras

Moneda conmemorativa del 14º año de pontificado de Juan Pablo II.

Se eligió la figura de una mujer africana amamantando a su hijo en alusión a su viaje a los países africanos en el año 1992.

Conclusiones
Hay que esperar hasta el año 1921 en el estado alemán de Sajonia para encontrar la primera moneda contemporánea con una imagen donde es posible visualizar la práctica de la lactancia materna.

Desde entonces hasta nuestros días tan sólo se han acuñado 13 monedas alusivas a esta práctica, de 7 países diferentes.

Entre los países más prolíficos destacan la Cuidad del Vaticano, Egipto y Polonia. En esta pequeña colección temática podemos encontrar monedas en prueba que nunca llegaron a circular, monedas circulantes de escaso valor nominal, ejemplares conmemorativos de alto valor facial y una gran diversidad de metales y tamaños.

El motivo de representar en una moneda a una madre lactante apenas obedece en ocasiones a un reconocimiento expreso al fomento de dicha práctica, sino más bien han sido utilizadas para representar o simbolizar motivos tan variopintos como la virtud cristiana de la caridad o la fecundidad, para aludir a los problemas alimentarios en el mundo, o como motivo para conmemorar un evento concreto, como por ejemplo el año internacional de la infancia o el centenario de un hospital maternal.

A pesar de esta falta de reconocimiento formal, debido a la importancia difusora y propagandística de las monedas, a su uso común en la vida cotidiana y a ser valiosas entre la población, la aparición de la escena de una mujer lactante en ellas sirve para promocionar aunque sea de una forma indirecta la práctica de lactancia materna.

FOTO 16 Billete de Rumanía de 2.000 leu, cara posterior, 18 noviembre 1941

Las monedas se comportan como una interesante y original fuente alternativa de estudio, aún por descubrir en su totalidad, para la construcción de la Historia de los Cuidados y de la Enfermería. Se hace por tanto necesario continuar identificando, describiendo y contextualizando fenómenos cuidadores en las emisiones numismáticas.

Bibliografía
- Ávila Olivares, J.A. (2014). Los signos iconográficos del reconocimiento público de la enfermería en España: su importancia y significación. Cultura de los cuidados (Edición digital), 18, 38. Disponible en consultado el 20 de agosto de 2014
- Ballesteros Álvaro, A.M. (2006). La Enfermería española y su historia en la filatelia. Temperamentum, 4, Disponible en http://indexf.com/temperamentum/tn4/t6245.php> consultado el 14 de agosto de 20014.
- Calvo Calvo, M.A. (1994). Análisis iconográfico de la pintura de Lucas Valdés “Asistencia a los sacerdotes en la enfermería”. Híades, 10, 403 - 412.
- Casas, M. F. y Miralles, M.T. (2001). Monumento a las enfermeras de la Cruz roja de Astorga. Enfermería clínica, (4), 161 – 165
- RAEL (2001). Diccionario de la Lengua Española (DRAEL) (22ª edición), Real Academia Española, Madrid: Espasa.
- Guerra González, J.E. (2008). Historia de la enfermería. Reflejo de la Filatelia. Híades, 10, 782 - 803.
- Luna Gálvez, S. (2004). La Enfermería en la filatelia. Hades, 9, 465 - 499.
- Miralles Sangro, M. T. (2008). La Enfermería a través de los sellos. Madrid: Ediciones DAE.
- Miralles, M.T. y Duran, M. (2005). La enfermera en el monumento madrileño (1908 - 1936). Index de Enfermería, 51, 65 - 69.
- Núñez del Castillo, M. y Siles González, J. (2004). Evolución de los cuidados enfermeros. Análisis iconográfico desde la perspectiva de Virginia Henderson. Cultura de los cuidados, 8 (15), 17 - 25.
- Núñez del Castillo, M., Siles González, J., Jurado Moyano, I. (2008). Relación de ayuda a través de la historia: una aportación desde la perspectiva iconográfica. Cultura de los Cuidados, 12 (23): 27 - 34.
- Santo Tomás, M. et al. (1996). Iconografía y enfermería: un instrumento para la investigación histórica. Index de enfermería, (16 - 17), 87 - 88.
- Santo Tomás M. et al. (1997). Iconografía y Enfermería. Un instrumento para la investigación histórica. Index de Enfermería, 19, 13 - 16.
- Siles González, J. et al. (1994 b) La enfermería a través del cine: un estudio histórico y transcultural. Híades, 10, 761 - 780.
- Siles González, J. (1999). Historia de la Enfermería. Alicante: Aguaclara, 75 - 76.
- Siles González, J. (2009). Origen de la Enfermería en el cine: El género histórico - documental y bibliográfico. Cuadernos de Cine, 4, 57 - 69
- Siles González, J. (2011). Historia de la Enfermería. Madrid: Difusión de Avances de Enfermería (DAE, SL), 95
- Reyes Revuelta, Juan Francisco. Las enfermeras ilustres a través de las monedas del mundo. Publicado el jueves día 1 de marzo de 2018

Manuel Solórzano Sánchez
Graduado en Enfermería. Servicio de Traumatología. Hospital Universitario Donostia de San Sebastián. OSI- Donostialdea. Osakidetza- Servicio Vasco de Salud
Insignia de Oro de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica 2010. SEEOF
Miembro de Enfermería Avanza
Miembro de Eusko Ikaskuntza / Sociedad de Estudios Vascos
Miembro de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro de la Red Cubana de Historia de la Enfermería
Miembro Consultivo de la Asociación Histórico Filosófica del Cuidado y la Enfermería en México AHFICEN, A.C.
Miembro no numerario de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País. (RSBAP)