martes, 19 de septiembre de 2017

HOGAR INFANTIL DE VIDANIA GIPUZKOA



AUXILIO SOCIAL 1937 y 1939

 

La Solidaridad y el estilo de “Auxilio Social”

 

Donativos para los Hogares Infantiles para “Auxilio Social” en San Sebastián: Casa Michelín, 29 mantas; excelentísimo señor conde de la Revilla, 12 mantas; excelentísima señora condesa viuda de Torre Arias, 10 mantas; empleados de la compañía de Tabacos de Filipinas de San Sebastián, 20 mantas; Encarnación Fernández, 1 manta; doctor de la Torre, 2 mantas; señoritas de Elósegui, 3; María del Carmen Sigüenza, 2; Javier Erro, 2; Casa Lasagabaster, 12; María Uresberueta de Irigoyen, 1; María Bautista Ureshermeta de Zufiaurre, 1; señora de Escoriaza,6; Carmen Ventura de Lagarde 20; una señora uruguaya, 12; Juan Antonio Recio, 1 (1).

 

FOTO 1 Grupo de enfermeras del Auxilio Social, de la sección femenina en la terraza del Casino Gran Kursaal. Fotógrafo Pascual Marín. Fototeka Kutxa 1937

 

Del “Toison de Oro” y de un camarada del “Velasco” se han recibido también con destino a nuestros Hogares, dos lotes de juguetes.

 

La Casa “La Dulce Alianza”, regaló el día 30, como lo ha hecho en otras ocasiones, los pasteles para los niños de nuestros comedores.

 

A todos estos generosos donantes que así comprenden y estimulan nuestra obra, damos las gracias más sinceras, en nombre del Auxilio Social (1).

 

INAUGURACIÓN DEL HOGAR INFANTIL DE VIDANIA

 

Todos en nuestra infancia, hemos leído un cuento así. En el centro de un pueblo limpio y pequeño, se alza una casa blanca, con un jardín lleno de plantas y de árboles. En la casa hay cincuenta camitas y cincuenta cubiertos con cincuenta vasitos de colores y cincuenta sillitas que esperan, para las hijas de un Rey, que se perdieron en el bosque… Todo hermoso. Y la capilla, un recinto acogedor para elevar las plegarias al Cielo (2).

 

FOTO 2 Edificio Hogar Infantil de Vidania (Guipúzcoa) Auxilio Social. Enfermeras puericultoras. Mujeres cosiendo para el Auxilio Social. Fotógrafo Pascual Marín. Diario Vasco, 3 noviembre 1937

 

Pero el cuento, esta vez, se ha hecho realidad. El pueblo se llama Vidania y está en Guipúzcoa y la casa tiene en su fachada un letrero que reza: “Hogar Infantil”. Y el emblema del Auxilio Social.

 

La única diferencia es que las niñas que han llegado no son hijas de reyes. Son algo más: son huérfanas y pobres. El monstruo terrible de la guerra trajo pronto el dolor hasta sus vidas inocentes. Y el Auxilio Social, en funciones de hada madrina, abre sus brazos y los cierra sobre ellas, para protegerlas del mal.

 

En esta Casa de Vidania, que Guipúzcoa ha dado para ellas, vivirán las cincuenta pequeñas hasta que sean ya mujeres y el mundo las llame para el trabajo o para el hogar. Crecerán en un ambiente alegre, puro y digno, a cuya imagen se formarán sus almas, educadas en religión y el amor a la Patria (2).

 

Obra magnífica esta del Auxilio Social. En la instalación de Vidania, dirigida por Inés Lapiedra, a quienes ha asesorado artísticamente la camarada Marisa, hay un derroche de buen gusto y de sensibilidad maternal. Pintadas con colores claros, azules, blancos y marfil, las espaciosas habitaciones del hotel, antigua residencia de un nacionalista, se ha convertido en dormitorios, escuela, enfermería, gabinete médico, comedor, salas de costura aprovechando un arco formado por el muro, ha pintado Marisa una maravillosa estampa de la Virgen y el niño, tan espiritual, tan ungida de tierna poesía, tan perfecta de línea y de color, que es un nuevo valor positivo añadido a la riqueza de la mansión y la visión mejor para los ojos infantiles, que así se familiarizarán con el arte (2).

 

FOTO 3 Día de la inauguración. Enfermeras puericultoras del Hogar Infantil de Vidania (Guipúzcoa) Auxilio Social. Portada del Diario Vasco, 3 de noviembre de 1937. Fotógrafo Pascual Marín

 

Detrás de la casa hay un parque, con juegos de croquet y tennis y un riachuelo que lo atraviesa y suministra la energía eléctrica necesaria, a la centralita privada. A un lado, lleno de plantas y estanterías con libros y juguetes, está el jardín de invierno, donde las niñas podrán tomar el sol en los días de frío excesivo (2).

 

En el vestíbulo, presidiéndolo desde el rellano de la escalera, el Sagrado Corazón de Jesús entronizado, el retrato del Caudillo y el yugo y las flechas, sobre el fondo formado por la bandera Nacional. Y ahora, terminada someramente la descripción de la instalación material, volvamos a los cuentos de hadas para hablar de las muchachas que quedan al cuidado de aquello (2).

 

A las órdenes de dos religiosas, son ocho camaradas falangistas, bonitas y jóvenes, las que se han ofrecido voluntariamente y desinteresadamente para permanecer allí, internas con las huérfanas, cuidándolas, vistiéndolas, educándolas, enseñándoles a rezar, y a jugar, y a reir, etc. Ocho muchachas, enfermeras puericultoras, seis de ellas formadas en los cursillos del Auxilio Social: maestra y administradora las otras dos, que así se sacrifican, mientras tantas mujeres arrastran existencias despreciables e inútiles. Ocho ejemplos magníficos de espíritu y amor…

 

Y aunque en Auxilio Social el trabajo es anónimo, yo quiero ahora, como periodista, daros estos nombres que merecen la admiración de todos: Angelines Gainza, María Dolores Martínez Pérez Galdós, Teresa Pujol de Mancisidor, Juana Celarain, Isabel Goena, Magdalena Cabana y las dos hermanas Vallejo.

 

FOTO 4 Mujeres del Auxilio Social. Fotógrafo Pascual Marín. Fototeka Kutxa 1938

 

Retened estos nombres. Respetados. Y a través de ellos, a través de sus obras y Hogares, a través de su labor abnegada y fecunda, aprended, aquellos que aún no lo supierais, lo que es el Auxilio Social. ELSA (Periodista) (2).

 

SERVICIOS DE LA POLICLÍNICA SAN SEBASTIÁN 1937


Inaugurados los servicios de la Policlínica de Auxilio Social, sita en la calle de San Martín 64, ponemos a continuación en conocimiento de los interesados el cuadro de consultas y horarios.

Medicina General. Doctor García Ortiz: Lunes, miércoles y viernes, a las 5.

Pulmón. Doctor Sañudo: Martes, jueves y sábados, a las 10.

Digestivo. Doctor Miguel Rodríguez del Castillo: Lunes y viernes, a las 9.

Otorrinolaringología. Doctor Paternina: Lunes y viernes, a las 9.

Niños. Doctores García Ortíz y Jaca: Lunes, miércoles y viernes, a las 6.

Puericultura. Doctor Muñoyerro: Lunes, miércoles y viernes, a las 10.

Odontología. Doctores Luis Massa y A. Noguera: Diaria, a las 11.

Riñón. Doctor Miguel Rodríguez del Castillo: Miércoles y sábados, a las 9.

Cirugía. Doctores José Antonio Soraluce y Miguel Rodríguez del Castillo: A determinar.

Ginegología y Partos. Doctor Pérez de Velasco: A determinar.

Rayox X – Sol - Diatermia.

Los servicios de la Policlínica, absolutamente gratuitos, están reservados de modo exclusivo a los asistidos de Auxilio Social, en San Sebastián y provincia, sumando y varios miles las fichas de inscripción.

No necesitamos encomiar la importancia de esta nueva institución de Auxilio Social, cuyo servicio sanitario, gracias al patriotismo y desinterés de los señores doctores encargados del cuadro de consultas, queda atendido con la máxima perfección (3).

AUXILIO SOCIAL DEVUELVE A LOS NIÑOS A SUS HOGARES

En estos días los periódicos del extranjero y los nacionales pueblan de ventanillas alegres de caras de niños. Niños que los rojos arrancaron de sus casas y zarandearon en un afán de disgregación familiar, de una propaganda efectiva sin pudor ni vergüenza: de vil pordiosero.
¡Tenemos hambre!
La Prensa madrileña les dedica crónicas mientras siguen llegando las expediciones que Auxilio Social ha organizado para devolver los niños evacuados por los rojos a sus hogares.

Esta mañana fueron sesenta los que entraron en Madrid procedentes de las colonias de Alicante; esas colonias que los marxistas crearon, un poco a voleo, por todo el Levante y con vistas muy especiales al extranjero.

Bajaron a esperarlos a la estación, como acontece siempre que anuncian un grupo, representantes de la Delegación Nacional y de la Provincial de Auxilio Social. También se habían congregado familiares de los pequeños que, sin saber cómo, conocedores de su llegada, acudieron con ansias de abrazarlos (4).

Al entrar el tren vimos, inmediatamente, las caras de los chicos que enmarcan las ventanillas; manos extendidas, y sobre ellas, una Bandera Nacional, descolorida que tremolaba uno de ellos; bandera que no abandonó un momento y que, consigo, llevó a su casa (4).

FOTO 5 Los niños que los rojos arrancaron de sus casas después de pasar privaciones y hambre en tierra extranjera, Auxilio Social los devuelve a sus hogares.

Acompañaron a los pequeños algunos de los camaradas que se hicieron cargo de las instituciones, abandonadas por los rojos, en nombre de la Obra Nacionalsindicalista de Protección a la Madre y al Niño, una de las secciones más importantes del Auxilio Social y que en el transcurso de estos meses ha ejercitado una labor constante y provechosa en un ambiente de ayuda, de ternura y comprensión que sorprende a los niños a quienes han inculcado el patrón del <>.

Mientras se hacen unas fotografías, hablamos con la encargada de recibirlos.
Casi diariamente llega una expedición de estos pequeños. Son cientos los que hemos vuelto a sus hogares “1.300”, pero aún quedan muchos por traer. Los unos porque no han sido reclamados; los otros que permanecerán al amparo de Auxilio Social en los hogares alegres y acogedores, ya que han muerto los suyos…
¿…….?

Los camaradas de la Obra Nacionalsindicalista de Protección a la Madre y al Niño que se hicieron cargo de las instituciones, nos remiten los nombres de los niños y sus señas. Equipos de camaradas se encargan de recorrer las calles a que hacen referencia, suben a los pisos, inquieren en los cuartos para asegurarse de si, efectivamente, viven allí los padres o familiares que deseen hacerse cargo de ellos (4).

Esta labor es agotante ya que, con frecuencia, por haber dado los chicos las señas incompletas, o por haber cambiado los suyos de residencia, son necesarias laboriosas gestiones.

Puestos en contacto con los familiares y deseosos éstos de abrazar a los niños, organizamos las expediciones a las que venimos siempre a esperar con medios de locomoción para llevarlos hasta sus casas. Pero es tal la impaciencia…

FOTO 6 Nuestras camaradas reciben a los pequeños en el andén de la estación con la alegría y el amor que es norma y signo en la obra Nacionalsindicalista.

Efectivamente. Desde la ventanilla los pequeños tienden los brazos hacia los suyos, se abrazan fuertemente y llaman a los que, un poco despistados, los buscan entre los racimos de cabezas.

-Vienen bien gordos-, -murmuran a nuestro lado- y con buen color.

Así es. No obstante lo cansado del viaje, su aspecto es excelente y es con risas que saltan al andén cargados de mantas y de paquetes.

En la sala de espera se va haciendo entrega de los niños a los padres que han ido a esperarlos y, antes desaparecer en el tráfago de gentes, se acercan a aquellos camaradas que durante estos meses los han atendido y cuidado, les dan la mano, los besan y, con cierta pena se despiden (4).

Adiós… Ya les escribiremos.

A los otros los acondicionan en los camiones, suben las muchachas de Auxilio Social con ellos y van por las calles de Madrid en busca de sus casas, volviendo a su vida.

Recordamos a la camarada encargada de ir a buscarlos diciendo a una madre.
Aquí los tienen, cuídenlos bien. Hagan de ellos unos hombres buenos y honrados.

FOTO 7 Nuestras camaradas reciben a los pequeños en el andén de la estación con la alegría y el amor que es norma y signo en la obra Nacionalsindicalista.

Son innumerables los hogares de Madrid que, gracias al Auxilio Social gozan la felicidad del encuentro con la seguridad de que la Obra Nacionalsindicalista de Protección a la Madre y al Niño ha de seguir atendiendo a todos los que necesiten de ella.
Ángeles Villarta, periodista (4).

Fotografías
Fotógrafo Pascual Marín. Fototeka Kutxa
Fotógrafo Antiñolo y Arenas
Reporter: A. Alonso

Bibliografía

1.- Diario Vasco, 3 de noviembre de 1937. Segundo Año Triunfal, página 4

2.- Diario Vasco, 3 de noviembre de 1937. Segundo Año Triunfal, página 8
3.- Diario Vasco. 7 de noviembre de 1937. Pág. 4.
4.- Semanario gráfico nacionalsindicalista. Año III, número 126. 29 de julio de 1939. Dirección y Redacción: Avenida nº 2. Teléfono 11.821. Administración: Elcano nº 7. Teléfono 12.308. San Sebastián

FOTO 8 Este niño donde en su cara se refleja las privaciones sufridas, siente ahora la alegría de verse reintegrado a su hogar y al lado de sus padres

Revista comprada en Salamanca
Mundus Libri. Ana Fortes
Calle Compañía nº 43
Salamanca

AUTOR:
Manuel Solórzano Sánchez
Graduado en Enfermería. Servicio de Traumatología. Hospital Universitario Donostia de San Sebastián. OSI- Donostialdea. Osakidetza- Servicio Vasco de Salud
Insignia de Oro de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica 2010. SEEOF
Miembro de Enfermería Avanza
Miembro de Eusko Ikaskuntza / Sociedad de Estudios Vascos
Miembro de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro de la Red Cubana de Historia de la Enfermería
Miembro Consultivo de la Asociación Histórico Filosófica del Cuidado y la Enfermería en México AHFICEN, A.C.
Miembro no numerario de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País. (RSBAP)

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl en el Hospital de Santa María, la Casa de Maternidad y la Casa de Misericordia de Lleida 1792 – 1936



Autora: Lorena Lourdes Tejero Vidal.
Diplomada en Enfermería por la E. U. Enfermería de Lleida, 1999. Graduado Superior en Ciencia y Método de Enfermería por la Universidad Rovira y Virgili. Tarragona 2001. Máster en Ciencias de la Enfermería por la Universidad Rovira y Virgili. Tarragona 2008. Doctorada en Salud, por la Universidad de Lleida, 2016. Línea de investigación en Historia de la Enfermería. Mención CUM LAUDE.
Profesora asociada a la Facultad de Enfermería y Fisioterapia, de la Universidad de Lleida. Su correo electrónico: lorena.tejero@infermeria.udl.cat

FOTO 1 Portada Tesis Doctoral y Lorena Lourdes Tejero Vidal

Tesis Doctoral: Defensa de la tesis doctoral, el 12 de mayo de 2016

Tribunal de la tesis:
Catedrático Manel Lladonosa (Universidad de Lleida)
Dra. Francisca Hernández (Universidad Complutense de Madrid)
Dra. Gloria Gallego (Universidad Illes Balears)
Tutora de la tesis:
Dra. Carmen Torres Penella (Universidad de Lleida)

RESUMEN TESIS DOCTORAL
A principios del siglo XVII, San Vicente de Paúl fundó en Francia a un grupo de damas visitadoras, de origen aristocrático, en un intento de organizar un sistema de caridad que permitiese la asistencia de enfermos pobres en sus domicilios. Este sistema se fundamentaba en considerar a la familia como centro básico de atención y permitiendo así, la asistencia periódica de las mismas, además de intentar paliar la importante miseria, las graves enfermedades epidémicas que azotaban Francia en la primera mitad del siglo XVII y la imposibilidad de los hospitales de albergar a los enfermos (1, 3).

FOTO 2 Tribunal: Gloria Gallego, Manel Llanodosa, Francisca Hernandez

Estas primeras damas visitadoras, precursoras de las Hijas de la Caridad, se encargaban de atender las necesidades más básicas de los enfermos, como eran: la alimentación, la higiene e incluso la valoración del seguimiento de las visitas (2).

Tras años de observar la labor de estas damas y con la ayuda de la Santa Luisa de Marillac, se fundó la Compañía de las Hijas de la Caridad el 29 de noviembre de 1633, constituida por jóvenes a las que se les enseñaba el cuidado de los enfermos y cómo debían actuar ante determinadas situaciones. No se trataba de una orden de clausura, lo que supuso una gran revolución en la época (2, 4, 5).

Las Hijas de la Caridad recalaron en Cataluña aprovechando el movimiento reformista de los establecimientos asistenciales, por el que estaba pasando el Principado en aquellos momentos (6, 8). Cuando las Hermanas regresaron de Francia, se establecieron en un primer momento en el Hospital de Santa Creu y San Pau para atender a los pobres enfermos y expósitos bajo unas condiciones de obediencia y respeto a seguir, y que habían sido firmadas y aceptadas por los Superiores de París el 13 de abril de 1790 (9, 12).

A los pocos meses de su asentamiento comenzaron a surgir los primeros conflictos con la Administración, llevando a esta última a reunir a toda la Comunidad de Hijas de la Caridad, que ya contaba con 17 novicias, ante el notario el 15 de junio de 1792, con la intención de que reconociesen a la Junta del Hospital como única autoridad y modificando algunas de las condiciones que habían sido pactadas en París. El no reafirmarse en dicha autorización implicaba la no posibilidad de continuar en el centro (9, 12, 16).

FOTO 3 Alumnas del curso de Damas Enfermeras de la Cruz Roja de Lleida con Sor María del Carmen Calzada y Sor Magdalena Peyret, realizada en 1920. Grupo de Damas Enfermeras de la Institución en Lérida, con su profesor Juan Llorens. Fuente: Anónima extraída de la Cruz Roja Española

Disponiéndose a regresar cada una a sus casas, Sor Manuela Lecina y Sor María Esperanza Blanc, emprendieron camino hacia Barbastro, pero a su paso por la ciudad de Lleida conocieron la noticia que en dicha ciudad se encontraba el señor José Murillo, Superior de la Casa de los Misioneros Paúles en Barbastro (17, 20).

Sabedor de los beneficios que aportaban las Hijas de la Caridad a los establecimientos de beneficencia y conocedor de las graves deficiencias que existían en el hospital de la ciudad, el Obispo de Lleida inició el proceso para el establecimiento de las Hermanas en Lleida; un primer paso fue la presentación del proyecto a la Junta del Hospital, como presidente de la misma que era. Tras dicho formalismo, fue solicitada la licencia al Rey (18, 19, 21, 22).

El Obispo Jerónimo María de Torres (1784 - 1816) entendía que existía una situación de “decadencia de las rentas de este Hospital y la imposibilidad de sostener su instituto que ha sido siempre el recogimiento y curación de cuantos enfermos se le presentan sin excepción alguna” a lo que se unía la falta de enfermeros y sirvientes encargados del cumplimiento de sus obligaciones, por lo que veía en las Hijas de la Caridad la oportunidad de que dicho establecimiento fuera visto de manera repugnante y que las personas no quisieran acudir a él para remediar sus dolencias (18, 20, 23).

FOTO 4 Las Hijas de la Caridad del Hospital de Santa María de Lleida con la dirección del establecimiento a principios del siglo XX. Aparece el Dr. Eusebio Belli, director del centro. Fuente: A.M.C.M. Legajo Padre Nieto. Fotografía datada entre 1900-1930.

El hospital con que se encontraron las Hermanas, era un centro con importantes carencias de recurso, de “impuntual asistencia de los enfermos por falta de enfermeros y sirvientes” (Legajo Padres Paúles Madrid. Libro de entradas profesiones y óbitos de las hermanas de la casa de la Inclusa de la ciudad de Lérida empezado el año MDCCCXIX. f. 66) que cumplieran puntualmente con sus funciones; y siendo la causa de que muchos vecinos, morían en sus casas por la repugnancia que les provocaba la asistencia que se llevaba a cabo en el hospital.

El objetivo con el que se planteó el estudio, fue el de reconstruir y dar visibilidad a las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl y su contribución a la atención de enfermería en el Hospital de Santa María, la Casa de Maternidad y la Casa de Misericordia de la ciudad de Lleida desde noviembre de 1792 hasta el inicio de la Guerra Civil española.

La metodología utilizada se ha fundamentado en la visión no simplista de la historia por parte de la Escuela de los Annales, utilizando un doble enfoque paradigmatico, interpretativo y sociocrítico.

El espacio social e histórico en el que se enmarca este estudio de investigación es el de Lleida ciudad; la temporal, la del periodo comprendido entre los años (1792 y 1936) desde la llegada de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl al antiguo Hospital Santa María de Lleida en noviembre de 1792, su incorporación a la Casa de la Inclusa y Casa de Misericordia los años 1819 y 1836 respectivamente hasta el inicio de la Guerra Civil Española en agosto de 1936.

FOTO 5 Sala de San Anastasi, cirugía de hombres, en el Hospital de Santa María de Lleida a principios de siglo XX. Fuente: A.M.C.M. Legajo Padre Nieto. Fotografía datada entre 1900 - 1930

Los sujetos principales del estudio son las Hijas de la Caridad y secundariamente las personas que dispensaron cuidados de enfermería en el periodo previo a su llegada; y durante su permanencia en los tres establecimientos de Lleida desde 1792 hasta la Guerra Civil española.

Las fuentes históricas utilizadas han sido principalmente las escritas no narrativas de documentos y bibliografía de referencia. El tipo de fuentes son directas e indirectas, voluntarias y no voluntarias, seriadas y no seriadas según la taxonomía de Júlio Aróstegui (24). Comprendiendo éstas: ordenanzas y estatutos, libros de contabilidad, capbreus o libros de patrimonio hospitalario, protocolos notariales, testamentos y legados, libros de expósitos y libros de óbitos (25).

Así mismo, se han utilizado diferentes normativas, constituciones, ordenaciones de la institución hospitalaria y disposiciones generales de carácter histórico, social, cultural y económico, publicaciones oficiales, prensa y textos bibliográficos del periodo a estudio.

FOTO 6 Enfermo recién operado en el Hospital de Santa María de Lleida con una Hija de la Caridad en la cabecera de su cama. Fuente: A.M.C.M. Legajo Padre Nieto. Fotografía datada entre 1900 - 1930

Los archivos consultados han sido en su gran mayoría nacionales, provinciales y municipales, debido a que, a lo largo del siglo XIX, la gestión de los establecimientos benéficos de España fue pasando a manos de los ayuntamientos y posteriormente, de las Diputaciones.

Se han utilizado técnicas de observación, análisis e interpretación documental de archivos y bibliografía de referencia.

Las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl fueron solicitadas por los administradores del Hospital de Santa María de Lleida para hacerse cargo de enfermos y necesitados debido a la deplorable situación sanitaria que atravesaba el centro a finales del siglo XVIII, especialmente por la falta de cuidadores cualificados y por las innovadoras corrientes higienistas que estaban impregnando el país. Constituyendo así en 1792, el primer contrato en España de su congregación con el Hospital de Santa María de Lleida.

FOTO 7 Sala de operaciones en la Casa de Maternidad. Fuente: A.M.C.M. Legajo Padre Nieto. Foto legajo Inclusa de 1923

Las fundadoras de esta primera comunidad fueron cuatro: Sor María Esperanza Blanc, Sor Rosa Grau, Sor María Paula Puig y Sor Antonia Burgon. Número que aumentó progresivamente fruto de los buenos resultados que aportaron y de las nuevas demandas en la atención benéfico-asistencial de la ciudad.

Durante los 144 años que van de 1792 al inicio de la Guerra Civil española han sido identificadas un total de 243 hermanas que han trabajado en el Hospital de Santa María, en la Casa de Maternidad y en la Casa de Misericordia. No fueron las únicas, ya que a Lleida fueron como centro de referencia formativo nacional, y acudieron probandas, en número indeterminado.

Fueron mujeres jóvenes del país de entre 19 a 27 años y que permanecieron en la congregación unos 33 años de media, en su gran mayoría hasta su fallecimiento. La edad media de su muerte era de unos 52 años, superior a la del resto de la población coetánea.

Eran mujeres perfectamente formadas en cuidados que se fundamentaban en el ideario de San Vicente de Paúl, en las reglamentaciones en cuidados de la congregación y en manuales tan destacados en la época como el del doctor Carrère; demostrando gran desarrollo competencial como enfermeras en conocimientos, habilidades y actitudes de asistencia y docencia que complementaban con complejas funciones de gestión en ámbitos diversos (como fueron la farmacia, los servicios de quirófanos, desinfección y radiología, o la propia gestión del personal a su cargo).

Cuidaron desde un primero momento a los pobres y necesitados, niños y ancianos en el Hospital de Santa María, la Casa de Maternidad y la Casa de Misericordia,  intensificando sus cuidados en periodos epidémicos como los de la fiebre amarilla, cólera o gripe, o en periodos bélicos (Guerra del Francés o Guerras Carlistas) asistiendo a militares; a pesar de que su labor no fue reconocida ni formalizada hasta principios del siglo XX, en que se les permitió oficialmente asistir en hospitales militares.

FOTO 8 Dormitorio de niños en la Casa Maternidad de Lleida. Fuente: A.M.C.M. Legajo Padre Nieto. Foto legajo Inclusa de 1923

Por su trabajo, las Hermanas recibieron contraprestaciones económicas y en especie. La evolución de los salarios a lo largo de estos 144 años en los tres establecimientos estudiados pasó de las 35 libras por Hermana y año en el momento de su establecimiento en el Hospital de Santa María hasta las 300 pesetas durante el primer tercio del siglo XX, aparte de la manutención, hospedaje y asistencia sanitaria.

Los conflictos en el seno del hospital con otros profesionales de los cuidados, cirujanos y administradores se fueron repitiendo a lo largo de esos 144 años. En un inicio a causa de envidias y desconfianza por la estima y poder que iban recibiendo de enfermos y superiores. Conflictos que continuaron debido a la presencia de las Hermanas en la farmacia considerándolo de intrusismo profesional; para llegar al periodo previo a la Guerra Civil, expresándose esos conflictos a través de diferencias ideológicas de carácter religioso fruto de los principios revolucionarios anticlericales de la II República.

Estos desencuentros estuvieron acompañados de una invisibilidad de su trabajo y que queda sobreentendida en las normativas del Hospital de Santa María, de la Casa de Maternidad y de la Casa de Misericordia de la segunda mitad del siglo XIX.

FOTO 9 Enfermería de niñas en la Casa de Maternidad. Fuente: A.M.C.M. Legajo Padre Nieto. Foto legajo Inclusa de 1923

Compartieron trabajo con otro personal de enfermería: enfermeros, practicantes, comadronas, nodrizas internas e incluso ayudantes en las enfermerías. Pero ellas fueron el colectivo más numeroso y con mayor influencia a nivel sanitario y social en los tres establecimientos estudiados. Se han identificado en este periodo de 144 años 52 personas que se dedicaban a los cuidados de enfermería en Lleida, de los cuales un 38 % correspondía a mujeres, que en su mayoría eran nodrizas internas.

Al analizar la evolución de los pagos de todo el personal de enfermería se observa que las hermanas recibían comparativamente una retribución inferior al resto de profesionales, a pesar de disponer de vivienda y comida para la congregación gratuitos.

El salario de las Hermanas fue aumentando progresivamente al mismo modo que lo hacía el resto del personal de enfermería; aunque este aumento no lo hizo a igual proporción a partir de la segunda mitad del siglo XIX; ello a pesar de continuar realizando las mismas funciones en el Hospital de Santa María, en la Casa de Maternidad o en la Casa de Misericordia.

El Hospital de Santa María fue un referente de formación para las aspirantes a Hermanas. Dos de las primeras Hermanas Superioras de la Provincia de España, Sor María Esperanza Blanc y Sor Rosa Grau pasaron por él.

FOTO 10 Medicina de mujeres, sala de Santa Lucena, en el Hospital de Santa María de Lleida a principios de siglo XX. Fuente: A.M.C.M. Legajo Padre Nieto. Fotografía datadas entre 1900 - 1930

Su imagen social ha variado a lo largo de estos 144 años, fruto de los cambios políticos y sociales. En su primera etapa en la ciudad fueron vistas como trabajadoras incansables, piadosas y que aportaban un trato afectuoso y esmerado a los enfermos y necesitados. Esta visión fue decreciendo progresivamente al igual que aumentaba el sentimiento anticlerical en la población al inicio la Guerra Civil. Este enfoque debe entenderse en el marco de unas concepciones políticas liberales y de gran rechazo a todo lo que implicaba lo religioso.

Algunas conclusiones
Las personas encargadas de los cuidados de enfermos y necesitados en el Hospital de Santa María de Lleida antes de la llegada en 1792 de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl y concretamente, en el Hospital de Santa María, eran tanto hombres como mujeres laicos; representando las mujeres un 20 % del personal de enfermería, en su mayoría por delegación de rol y no por contrato directo. Han sido identificados un total de 113 personas encargadas de cuidar bajo diferentes denominaciones a lo largo de este periodo; desde los primeros spitalers, a los enfermeros y enfermeras, ayudantes de enfermero, enfermero mayor, asistente de las cuadras, barberos, o practicantes.

El personal de enfermería desarrolló diversas funciones “asistir las cuadras”, dar medicinas, “curar y sangrar”, e incluso durante la Guerra de Sucesión, se les pagaba por enterrar a los muertos del hospital. Se constata también que existió promoción profesional entre el personal de enfermería.

FOTO 11 La farmacia del Hospital de Santa María asistida por las Hijas de la Caridad a principios de siglo XX. Fuente: A.M.C.M. Legajo Padre Nieto. Fotografía datadas entre 1900 - 1930

Las mujeres se iniciaban en los cuidados en el Hospital de Santa María compartiendo el papel de hospitalero o enfermero del marido asumiendo un rol por delegación, no obstante a la muerte de éste seguían con su trabajo de enfermera, siendo un total de 15 los matrimonios identificados con una identidad laboral compartida. Ya a partir del siglo XVII, las mujeres fueron contratadas como enfermeras por su propia valía sin necesidad de compartir el rol del marido, iniciándose así la feminización institucional de los cuidados de enfermería en Lleida.

Finalmente, y a modo de conclusión, las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl de la ciudad de Lleida han contribuido a la profesionalización de la enfermería al desarrollar unos cuidados enfermeros basados en un servicio hacia la sociedad, mediante la aplicación de técnicas basadas en la evidencia del momento, una autonomía profesional regulada por las propias normas de la congregación y las establecidas por las administraciones del momento. A ello, se añade el compromiso vocacional que demostraron, no sólo religioso-espiritual, sino también profesional y con una especial relación entre ellas y las personas que atendían.

FOTO 12 Lorena Lourdes Tejero Vidal, leyendo su tesis doctoral

Bibliografía de referencia:
1.- Sáez Crespo A, Hernández Martín F. La enfermería, protagonista de la salud en la comunidad. Híades Revista de Historia de la enfermería 1994; P: 7: 247 - 60
2.- Molina TM. Precursores de la Enfermería Moderna. San Vicente de Paúl. En: InterMédica, editor. Historia de la Enfermeria. Buenos Aires; 1973. P: 35 - 40
3.- Donahue M. Las órdenes religiosas de enfermeria. En: Doyma, editor. Historia de la Enfermeria. Barcelona; 1985. P. 216 - 24
4.- Navarro Perán MÁ. Historia de la formación enfermera en las Órdenes Religiosas Españolas Contrarreformistas. En: [Tesis]. 2012. P. 208 -19
5.- Hernández Martín F. Las hijas de la caridad en la profesionalización de la enfermería. Cultura Cuidados. P: 39 - 49
6.- Guillén Rodríguez AM. Políticas de reforma sanitaria en España: de la restauración a la democracia. Investigaciones IJM de E, Centro de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales, editores. Madrid; 1996
7.- Barceló Prats J. Capítol I. El procés d´institucionalització de l´hospital medieval a Catalunya. En: Universitat Rovira i Virgili, editor. Poder local, govern i assistència pública: el cas de Tarragona [Tesis] Departament d´Antropologia, Filosofia i Treball Social Medical Anthropology Reserch Center. Tarragona; 2014. P. 1 - 56
8.- Comelles JM (Josep M, Martín E, Olivé MA. El proceso de medicalización de los hospitales catalanes : el caso del Pío Hospital de Valls [Internet]. Vol. 13, Dynamis: Acta Hispanica ad Medicinae Scientiarumque Historiam Illustrandam. 2008 [citado 23 de enero de 2014]. P. 201-34. Disponible en:
9.- Hernandez H.C. MC. Las Hijas de la Caridad llegan a Barcelona. En: CEME, editor. Las Hijas de la Caridad en España 1782-1856 Documentos. Salamanca; 1988. P. 17 - 64
10.- Daydi L. Origen de la fundación en España. En: Casa Editorial de Arte Católico. José Vilamala, editor. BL de Marillac y SUS HIJAS. Barcelona; 1920. P. 229 - 38
11.- Domínguez Alcón C. Els ordes religiosos. En: Rol E, editor. La Infermeria a Catalunya. Barcelona; 1981. P. 53 - 73
12.- Mestre Bun C. Origen dels Ordes Religiosos implicats en l´Hospital de la Santa Creu i San Pau. En: Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Universitat Autònoma de Barcelona, editores. Història de la Infermeria a l´Hospital de la Santa Creu i Sant Pau. Barcelona; 2001. P. 31 - 41
13.- Daydi L. Prosperidad y adversidad. En: Casa Editorial de Arte Católico. José Vilamala, editor. BL de Marillac y SUS HIJAS. Barcelona; 1920. P. 255 - 72
14.- Daydi L. Las Hermanas dejan el Hospital. En: Casa Editorial de Arte Católico. José Vilamala, editor. BL de Marillac y SUS HIJAS. Barcelona; 1920.P. 273 - 84
15.- Mas NCM. Llegada de las Hijas de la Caridad a Barcelona. En: Jomagar, editor. Fundación de las Hijas de la Caridad en España. Madrid; 1958. P. 27 - 37
16.- Mas NCM. Situación insostenible. En: Jomagar, editor. Fundación de las Hijas de la Caridad en España. Madrid; 1958. P. 37 - 44
17.- Gestió de Serveis Sanitaris, Hospital de Santa Maria. La Història de la Infermeria a Lleida. Lleida; 2001
18.- Hernandez H.C. MC. Las Hijas de la Caridad en Lérida. En: CEME, editor. Las Hijas de la Caridad en España 1782 - 1856 Documentos. Salamanca; 1988. P. 93 - 121
19.- Hernandez H.C. MC. Las Hijas de la Caridad en Barbastro. En: CEME, editor. Las Hijas de la Caridad en España 1782 - 1856 Documentos. Salamanca; 1988. P. 65 - 91
20.- Hernandez Zapatel MC. Las Hijas de la Caridad en España 1782 - 1856. Documentos. En Salamanca: CEME; 1988. P. 138
21.- Daydi L. Las primeras fundaciones. En: Casa Editorial de Arte Católico. José Vilamala, editor. BL de Marillac y SUS HIJAS. Barcelona; 1920.Pp. 285 - 94
22.- Mas NCM. Expansión de las hermanas en el país. Hospital de Lérida, antes llamado de Santa María y ahora Hospital Provincial de Santa María. En: Jomogar, editor. Fundación de las Hijas de la Caridad en España. Madrid; 1958. P. 44 - 55
23.- Camps i Surroca M. Santuaris lleidatans amb tradició mèdica. Lleida: Seminari Pere Mata. Departament de Medicina Legal i Toxicologia. Facultat de Medicina. Universitat de Barcelona; 1981
24.- Siles González J. La investigación en la historia de la enfermería. En: Aguaclara, editor. Historia de la Enfermería. Alicante; 2008. P. 33-84
25.- Sandoval Verea F. Fuentes medievales y modernas de los archivos históricos provinciales españoles para la historia de las actividades sociosanitarias. Temperamentvm [Internet]. 2014; 20. Disponible en:
 
Manuel Solórzano Sánchez
Graduado en Enfermería. Servicio de Traumatología. Hospital Universitario Donostia de San Sebastián. OSI- Donostialdea. Osakidetza- Servicio Vasco de Salud
Insignia de Oro de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica 2010. SEEOF
Miembro de Enfermería Avanza
Miembro de Eusko Ikaskuntza / Sociedad de Estudios Vascos
Miembro de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro de la Red Cubana de Historia de la Enfermería
Miembro Consultivo de la Asociación Histórico Filosófica del Cuidado y la Enfermería en México AHFICEN, A.C.
Miembro no numerario de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País. (RSBAP)